EL CORONAVIRUS LLEGA AL PERÚ… Y MUTA A VIZCARRAVIRUS

Fuera de bromas… el Coronavirus está en boca de todos. Los más connotados epidemiólogos del mundo están en la palestra ilustrándonos acerca de su propagación, síntomas, secuelas, tratamiento, precauciones y sanas recomendaciones. Como que lavarse las manos – por ejemplo – resulta una práctica vital. En fin – según los entendidos – estamos ante una epidemia global muy peligrosa.

Efectivamente, la epidemia ha rebasado a la China, y ya está en otros países del mundo. Incluso se dice que podría haber llegado al Perú también.

Pero el peligro no se circunscribe únicamente al ámbito de la salud de las personas. Muchos economistas comentan acerca del tremendo daño a la economía china… y mundial. Mercados bursátiles a la baja. Precios de petróleo y metales, igual. Ventas de automóviles de capa caída. Demanda de acero en declive.

Muchas empresas chinas han instruido a sus trabajadores a quedarse en casa, y no ir a trabajar. Muchos cruceros y vuelos comerciales han suspendido sus servicios hacia – y desde – China. Consecuentemente, el turismo mundial también ha caído.

El Coronavirus está propiciando menos inversiones, menos empleos, menos consumo, menos producción, y menos exportaciones… tanto en China como en otros países del mundo.

Precisamente, al enterarme – por la radio y la televisión – de todos esos impactos económicos me dije a mi mismo: ¿qué parecido es el Presidente Vizcarra al Coronavirus? Me refería – por cierto – a todos los “menos” mencionados en el párrafo anterior: menos inversiones, menos empleos, menos consumo, menos producción, y menos exportaciones. ¿No será que el Coronavirus ha llegado a nuestro país… y ha mutado a Vizcarravirus?

Es que ¿acaso el Presidente Vizcarra – al igual que el Coronavirus – no ha frustrado muchas inversiones locales? … como – por ejemplo – el proyecto minero Tía María. ¿Acaso no ha causado los mismos “menos” que el famoso Coronavirus? ¡Pues sí!

No hay duda – por sus secuelas en el ámbito económico – el Presidente Vizcarra se parece mucho al Coronavirus. De allí la broma del virus mutante.

Ahora sí… en serio ¡qué mal lo que nos está pasando en materia económica! Crecer 2 o 3% al año, no es crecer… es retroceder. Lo hemos dicho en otras oportunidades. Todos los años, 300 mil jóvenes peruanos alcanzan la edad de trabajar. Y si nuestra economía no crece por encima del 5 o 6% anual, esos jóvenes no encontrarán trabajo formal, y la pobreza seguirá tal cual… o peor. Por eso es tan criticable crecer 2 o 3% anual, como ocurrió en el 2019. Y como volverá a ocurrir en el 2020.

Pero ¿cómo crecer al 5% o más… todos los años? Pues con inversiones… sobre todo privadas. Pero no. En vez de promover las inversiones, el Presidente Vizcarra las traba.

Ciertamente, la burocracia inoperante y corrupta es otra traba para las inversiones privadas… e incluso públicas. Pero también es cierto que ante la falta de liderazgo del Presidente Vizcarra, el gallinero burocrático se alborota… y todo se paraliza. El Vizcarravirus está haciendo estragos en nuestra economía.

Reiteración final. Lo del Vizcarravirus es una broma. Sin embargo, lo del Coronavirus sí va en serio. Y lo de la economía, también. Pero entre nos… ¡qué caro nos está costando tener un Vizcarravirus… en vez de un Presidente Vizcarra!

 

Fuente: civica.pe